24h Asturias.

24h Asturias.

El Ministerio y las CCAA unen fuerzas para proteger la herencia cultural de los hórreos, cabazos y paneras como patrimonio inmaterial

El Ministerio y las CCAA unen fuerzas para proteger la herencia cultural de los hórreos, cabazos y paneras como patrimonio inmaterial

El Consejo del Patrimonio Histórico, máximo órgano de coordinación en materia patrimonial entre el Ministerio de Cultura y las comunidades autónomas, ha tomado la decisión de iniciar los trámites para declarar los graneros elevados tradicionales como manifestación representativa del patrimonio cultural inmaterial de España. Esta importante medida fue acordada durante la reunión celebrada en Bilbao y contó con la presencia del director general de Patrimonio Cultural, Pablo León, según ha informado el Principado a través de una nota de prensa.

La propuesta pone en primer plano a los hórreos, cabazos y paneras de Asturias debido a su gran cantidad, buen estado de conservación y persistencia en el tiempo. Se destaca especialmente los aspectos inmateriales que están vinculados a la cultura de los hórreos, incluyendo los conocimientos, habilidades, técnicas y prácticas tradicionales y contemporáneas que hacen posible la construcción, mantenimiento y reparación de estas estructuras utilizando materiales como la madera de castaño, roble y piedra, que forman parte del paisaje y encapsulan la esencia del entorno.

Además, se hace hincapié en el papel que desempeñan los hórreos, paneras y cabazos en la organización de los pueblos y su paisaje cultural, como un reflejo de una forma de vida y de explotación del territorio. Estas construcciones tradicionales son símbolos de identidad y representan una parte importante de la historia y la tradición de Asturias.

Esta declaración ha sido impulsada por la Red Horrea, una plataforma recién creada que integra a diversas entidades comprometidas con la protección del patrimonio, entre ellas la Asociación del Hórreo Asturiano en el caso del Principado. Además, cuenta con un firme respaldo por parte del Gobierno de Asturias, que ya había incluido la declaración como manifestación representativa dentro de las medidas contempladas en el Plan del Horru aprobado en marzo de 2023.