24h Asturias.

24h Asturias.

El Principado persiste con medidas ante la contaminación del aire en Gijón y Oviedo.

El Principado persiste con medidas ante la contaminación del aire en Gijón y Oviedo.

La Consejería de Transición Ecológica, Industria y Desarrollo Económico del Principado de Asturias ha decidido mantener activo este domingo el Protocolo de actuación en caso de episodios de contaminación del aire en el Principado de Asturias. El protocolo ha sido implementado en las áreas de Gijón, en nivel preventivo, y Oviedo, en nivel de aviso. A pesar de que las condiciones de ventilación son favorables, los niveles altos de concentración de partículas menores de diez micras (PM 10) persisten en ambas áreas, según afirma el Gobierno asturiano en un comunicado de prensa.

En la estación de la red de control de la calidad del aire ubicada en la avenida de Argentina, en Gijón, se han detectado valores por encima de los umbrales establecidos para la activación del protocolo de PM 10. En Oviedo, por otro lado, los registros superiores se han detectado en la estación del Palacio de los Deportes.

El nivel 0, correspondiente al nivel preventivo, implica el seguimiento de la contaminación y la adopción de medidas logísticas adecuadas por parte de las empresas en caso de que la situación persista o se agrave. El nivel 1, en cambio, supone la implementación de iniciativas que afectan a la ciudadanía y a los diferentes agentes económicos y sociales. Por ejemplo, se limita la velocidad en carreteras estatales y autonómicas, se prohíbe la circulación de vehículos pesados de mercancías en ciertos tramos urbanos y se riegan las carreteras para reducir las partículas en suspensión.

En cuanto a la industria y la actividad portuaria, se establece la necesidad de extremar las precauciones en los procesos que pueden generar emisiones difusas, incluyendo la manipulación y el almacenamiento de graneles pulverulentos, de acuerdo con sus autorizaciones ambientales. Además, se refuerza la inspección y se llevan a cabo medidas de riego en las zonas de acceso a almacenamientos a la intemperie y en otros focos de emisión difusa.

En el caso de los puertos, el protocolo establece medidas específicas como la reducción de operaciones al mínimo indispensable y, salvo algunas excepciones, la prohibición de la manipulación de graneles a la intemperie. También se limitan en determinadas franjas horarias las obras y actividades que generen contaminación atmosférica, como demoliciones, limpieza de fachadas o sistemas de limpieza viaria con soplado en la vía pública.

Para las personas especialmente sensibles, como adultos y niños con problemas respiratorios, patologías cardiacas, EPOC, mujeres embarazadas y lactantes, se recomienda planificar la actividad física y reducirla en caso de experimentar síntomas, así como alejarse de las vías con mayor tráfico.