24h Asturias.

24h Asturias.

Empresario de Gozón admite explotación laboral y condiciones inhumanas en contratación de inmigrante senegalés en situación irregular.

Empresario de Gozón admite explotación laboral y condiciones inhumanas en contratación de inmigrante senegalés en situación irregular.

Oviedo, 26 Sep.

Un empresario de Gozón ha reconocido este martes que empleó a un senegalés, en situación irregular en España, de forma abusiva y en condiciones insalubres, y ha aceptado una condena de 1 año de prisión y multa.

Según ha informado la Fiscalía en nota de prensa, la vista oral estaba señalada esta mañana en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, con sede en Oviedo. El acusado (1960), propietario de una granja en Gozón dedicada a la cría de caballos y al negocio de la hípica, contrató en julio de 2017 al afectado, de origen senegalés y que se encontraba en situación irregular en España.

El acusado le hizo un contrato de trabajo temporal eventual por circunstancias de la producción, de 30 horas semanales, con la categoría de peón agrícola.

No obstante, aprovechando que se encontraba en situación irregular y precaria, y necesitaba el trabajo para poder subsistir, no inscribió el contrato en el Servicio de Empleo ni dio de alta al trabajador en la Seguridad Social.

Además, "vulnerando las más elementales condiciones básicas de todo trabajador", le hacía trabajar sin horario fijo, sin descansos, en algunas ocasiones en jornadas de día y parte de la noche.

El hombre vivía en el lugar de trabajo y dormía en algunas ocasiones en las cuadras, que no estaban en adecuadas condiciones de higiene y salubridad, y percibía en mano un sueldo de 500 euros mensuales.

El acusado, en enero de 2018, le comunicó verbalmente que ponía fin a la relación laboral, sin previo aviso. Esta situación ha generado al hombre unos perjuicios económicos valorados en 6.500 euros.

Los hechos fueron considerados constitutivos de un delito contra los derechos de los trabajadores. Tras reconocer la acusación, el acusado aceptó 1 año de prisión, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, y multa de 6 meses, con una cuota diaria de 6 euros y responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago, junto con el abono de 1.400 euros en concepto de costas.

En concepto de responsabilidad civil, el acusado deberá indemnizar a la Tesorería de la Seguridad Social en las cantidades que dejó de ingresar por la falta de alta del trabajador en el régimen general de la Seguridad Social y al hombre con 6.500 euros, todo ello, más los intereses legales correspondientes.