La espera termina: la llegada de la alta velocidad a Asturias es una realidad después de 19 años de trabajo y una inversión de 4.000 millones.

La espera termina: la llegada de la alta velocidad a Asturias es una realidad después de 19 años de trabajo y una inversión de 4.000 millones.

Renfe recibirá próximamente los trenes Avril de Talgo, lo que permitirá reducir el tiempo de viaje entre Madrid y Oviedo a menos de tres horas.

En un emocionante acontecimiento, el Rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, inaugurarán este miércoles la primera línea de alta velocidad en Asturias. Después de 19 años de arduas obras y una inversión de 4.000 millones de euros, finalmente se hará realidad este esperado proyecto.

La pieza clave de esta nueva infraestructura es la Variante de Pajares, un tramo de 50 kilómetros de longitud, que incluye un impresionante 80% de túneles. Durante la construcción, hasta 4.000 personas trabajaron simultáneamente en este ambicioso proyecto.

Aunque las obras comenzaron en 2004, los desafíos geológicos y morfológicos del terreno montañoso causaron numerosos retrasos. Un túnel, que será uno de los 12 en total, tendrá una longitud de 25 kilómetros, convirtiéndose así en el séptimo túnel más largo del mundo.

Este túnel alcanza una profundidad de 1 kilómetro, lo cual equivale a la altura de las Cuatro Torres de Madrid apiladas una encima de otra, o al rascacielos Burj Khalifa.

La antigua infraestructura ferroviaria se inauguró en 1884, pero ha quedado obsoleta. La Variante de Pajares permitirá recortar más de una hora en el tiempo de viaje actual entre la capital y la región.

Renfe comenzará las operaciones comerciales en esta ruta a partir de este jueves. Habrá al menos tres trenes diarios, además de uno adicional de lunes a sábado y otro más los viernes en el sentido Madrid-Gijón. En el sentido opuesto, habrá un sexto servicio. Sin embargo, los trenes utilizados no serán AVE, ya que es necesario el cambio de ancho de vía.

El trayecto de alta velocidad se extenderá desde Madrid hasta Pola de Lena, la primera parada en territorio asturiano, con paradas en Segovia, Valladolid, Palencia y León. Después de Pola de Lena, habrá paradas en Mieres, Oviedo y finalmente en Gijón, aunque estos tramos ya no serán de alta velocidad, sino que compartirán la vía con los trenes de cercanías.

En una primera fase, el tiempo de viaje entre Madrid y Oviedo oscilará entre 3 horas y 39 minutos y 3 horas y 58 minutos, dependiendo del número de paradas. No obstante, cuando Renfe reciba los nuevos trenes Avril de Talgo, este tiempo se reducirá a 2 horas y 43 minutos, una mejora significativa frente a las 4 horas y 28 minutos que actualmente se requieren para este trayecto.

En la construcción de esta obra han participado las principales constructoras del país, como Acciona, ACS, FCC, Ferrovial, Sacyr, San José, así como otras empresas como Azvi, Copcisa, Asch, Comsa o Sando.

Además de la presencia del Rey y Pedro Sánchez, en el viaje inaugural también se desplazarán el nuevo ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente, así como los presidentes de Asturias y Castilla y León, Adrián Barbón y Alfonso Fernández Mañueco, respectivamente.

Tags

Categoría

Asturias