Nuevo programa de vigilancia de la tuberculosis bovina incluirá muestreo representativo de las ganaderías seleccionadas

Nuevo programa de vigilancia de la tuberculosis bovina incluirá muestreo representativo de las ganaderías seleccionadas

El programa de vigilancia de la tuberculosis bovina para 2024 en Asturias ha sufrido cambios significativos. Anteriormente, se requería realizar el muestreo en todas las ganaderías, pero ahora solo se exigirá un muestreo representativo de las ganaderías seleccionadas según factores de riesgo. Esta medida busca mejorar la eficiencia de la campaña de saneamiento ganadero para erradicar enfermedades.

Para determinar el riesgo de las explotaciones, se tendrán en cuenta varios factores. En primer lugar, se considerarán las granjas ubicadas en áreas donde se han registrado casos de tuberculosis bovina en los últimos años, tanto en ganado doméstico como en fauna silvestre. Además, se incluirán las instalaciones trashumantes hacia provincias o comarcas con una prevalencia de tuberculosis superior al 1%. También se tomará en cuenta a las ganaderías que hayan sufrido brotes de esta enfermedad en la última década y en las que no se haya aplicado el vacío sanitario. Además, se incluirán las explotaciones dedicadas a la recría de novillas y aquellas que tengan una alta tasa de reposición anual externa en comparación con el censo medio.

Las campañas anuales de saneamiento ganadero se llevan a cabo desde 1986 en Asturias, lo que ha sido clave para que la comunidad haya sido declarada oficialmente libre de varias enfermedades, como la leucosis bovina enzoótica, la brucelosis bovina, ovina y caprina, y la perineumonía contagiosa bovina.

La nueva resolución establece que la campaña de saneamiento ganadero será obligatoria en explotaciones de ganado vacuno, ovino y caprino. Los establecimientos se seleccionarán de forma aleatoria, de acuerdo a los programas de vigilancia de cada enfermedad, con el objetivo de garantizar el estatus sanitario de la comunidad.

Otra novedad de esta campaña son los requisitos impuestos a las explotaciones trashumantes hacia provincias donde no se ha erradicado la tuberculosis. En estos casos, se exigirán pruebas diagnósticas 30 días antes de que los animales regresen a Asturias, si la prevalencia de la enfermedad en la provincia de origen es superior al 1%. Si la prevalencia es igual o inferior al 1%, las pruebas también se llevarán a cabo antes del regreso de los animales, aunque en casos excepcionales puedan autorizarse después.

Todas las explotaciones de ganado caprino que mantengan relación epidemiológica con rebaños de bovino, así como aquellas que produzcan leche o productos lácteos, también estarán sujetas a la campaña de control y erradicación de tuberculosis.

En cuanto al porcino, se realizarán controles serológicos para detectar la enfermedad de Aujeszky, así como muestreos aleatorios de peste porcina clásica y africana. Por otro lado, en las instalaciones de acuicultura continental se llevarán a cabo controles de septicemia hemorrágica viral y necrosis hematopoyética infecciosa.

La Consejería de Medio Rural y Política Agraria tendrá la facultad de investigar otras especies susceptibles a las enfermedades objeto de la campaña de saneamiento en aquellas explotaciones o áreas con alta incidencia.

Las explotaciones incluidas en la campaña deben estar registradas y los animales deben estar identificados de forma individual.

Todas estas medidas tienen como objetivo mantener el estatus sanitario de la comunidad, reducir las pérdidas económicas, minimizar el riesgo para la salud pública y aumentar las oportunidades de comercialización en los mercados ganaderos con garantía sanitaria.

Tags

Categoría

Asturias