24h Asturias.

24h Asturias.

Cáritas Diocesana denuncia que el escudo social en Asturias falla en proteger a los más vulnerables

Cáritas Diocesana denuncia que el escudo social en Asturias falla en proteger a los más vulnerables

En la jornada de hoy, Cáritas Diocesana de Oviedo ha presentado un informe alarmante que revela la falta de protección para los grupos más vulnerables en la región de Asturias. En este sentido, la desigualdad social se ha incrementado, especialmente afectando a madres migrantes de entre 40 y 44 años con hijos a su cargo.

La directora de Cáritas Diocesana Oviedo, Elsa Suárez, junto al secretario general, Ramón Méndez, y la responsable del servicio de análisis y estudios, Pilar Díaz, han detallado en una rueda de prensa los hallazgos de la 'Memoria de Cáritas en Asturias' correspondiente al año 2023.

Durante el último año, Cáritas ha brindado asistencia a 12.428 personas en 5.157 hogares asturianos, lo que representa un aumento significativo con respecto al año anterior. A pesar de una ligera reducción en la tasa Arope, la entidad ha observado un aumento en la carencia tanto material como social en la región.

En 2023, Cáritas ha destinado 1,65 millones de euros en ayudas económicas a través de los 126 equipos parroquiales, mayormente para vivienda y suministros, con un enfoque en los hogares sin ingresos que constituyen el 56% de los beneficiarios en Asturias.

Con la meta de abordar las causas profundas de las problemáticas, Cáritas incrementó su inversión en programas de asistencia a personas sin hogar, menores, familias, empleo y economía solidaria, personas privadas de libertad, orientación jurídica, caridad universal y personas mayores, alcanzando los 7,94 millones de euros en 2023.

Es crucial destacar que Cáritas opera desde la dignidad humana, sin discriminaciones por raza, género o ideología, priorizando siempre los derechos fundamentales de las personas.

Un desafío identificado por Cáritas en el último año ha sido la escasez de vivienda pública para aquellos que buscan asistencia. Esto ha llevado a situaciones donde 135 personas que solicitaron vivienda pública no la recibieron, obligando a la entidad a esforzarse por poner a disposición una treintena de pisos a aquellos en necesidad.

Entre las familias apoyadas por Cáritas, el 38% lucha por pagar sus alquileres y termina compartiendo viviendas con otras familias, lo que resulta en condiciones de hacinamiento preocupantes.

En cuanto a los ingresos de los hogares asistidos, el 56% no cuenta con ninguna fuente de ingreso, mientras que el resto se divide entre subsidios, prestaciones, Salario Social Básico, miembros trabajadores sin ingresos suficientes y el Ingreso Mínimo Vital.

La responsable del análisis en Cáritas, Pilar Díaz, ha señalado que si bien el aumento de personas en situación de vulnerabilidad ha sido considerable, no ha sido uniforme en toda Asturias, concentrándose mayormente en zonas urbanas como Oviedo, donde las cifras han experimentado un significativo aumento.

Este fenómeno de polarización económica en Asturias ha generado un aumento considerable en la desigualdad social, una tendencia que se ha agravado desde el brote de la pandemia de COVID-19, tal como han destacado desde Cáritas.

Por otro lado, Cáritas ha puesto especial atención en las personas mayores, acompañando a 1.233 de ellas, siendo el 16% de los hogares unipersonales atendidos por la entidad. En su mayoría, estas personas son de nacionalidad española, reflejando así una realidad preocupante en la región.